blog sobre conspiraciones, mitología, criptología, vampiros, hombres lobos y demases

Combustión Humana Espontánea

Quizás uno de los fenómenos más difíciles de estudiar sea el llamado de Combustión Espontánea, su definición es simple, ya que se puede decir que es “un daño causado al cuerpo humano, parcial o total, por un fuego cuyo origen aún no se puede determinar con certeza”

Este fenómeno tiene una gran repercusión en los siglos XVIII y XIX. Charles Dickens se sintió fuertemente atraído por este tema. En su obra “La casa desierta” escrita en los años 1852 y 1853 hace una descripción muy rigurosa de la muerte del protagonista “el malvado Krook” ya que él escritor estaba muy bien informado por haber seguido de cerca este fenómeno.

En el libro de Job este fenómeno es tratado como “un castigo divino”, aunque para otras personas es simplemente otra de las tantas “supersticiones” que acompañan al ser humano en su andar. Oficialmente la CHE (Combustión Humana Espontánea) no es reconocida como tal, sino que se le otorga el adjetivo de “prenatural” para calificarla de alguna manera, pero dado lo puntual de cada caso, y la forma imprevista donde se presenta, resulta muy difícil analizar este fenómeno bajo prismas de fiabilidad total.

CARACTERISTICAS DEL FENOMENO

La característica principal de este fenómeno es la extrema intensidad de calor que genera.

Su rapidez extrema en actuar es otra característica importante.

Generalmente actúa ante personas solitarias y de cierta edad GENERALIDADES

En circunstancias normales es muy difícil quemar un cuerpo humano, máxime si esta vivo. Habitualmente, los cuerpos de las personas que mueren envueltas en llama sólo sufren daños parciales o superficiales. Para reducir un cuerpo a cenizas se requiere una gran cantidad de calor, echando combustible, y manteniendo el fuego durante horas. A pesar de ello, los crematorios suelen incluso moler los huesos que quedan; para reducir a cenizas los huesos humanos se necesitan 1.650 grados C. aproximadamente.

Ivan Sanderson, estudioso de este tema, tratando de encontrar alguna explicación satisfactoria al fenómeno nos dice que, ciertas funciones orgánicas y mecánicas del cuerpo están alteradas en ciertas personas de hábitos sedentarios; el fosfágeno, compuesto similar a la nitroglicerina y de formación endotérmica podría acumularse en cantidades anormales, de manera que el cuerpo se volviera fácilmente combustible, pero el porqué de la “chispa del encendido” aún no se ha logrado determinar, o sea el detonante del fenómeno aún no se ha localizado.

En el siglo XVIII se creía que este fenómeno era una especie de castigo divino a las personas que sufrían embriaguez continua. Es así como Justus von Ligbig , estudioso escéptico del fenómeno, estudió y trato de demostrar que la carne humana saturada de alcohol únicamente ardía mientras el alcohol no se hubiera consumido. En 1965, el doctor John Gee, médico interno del Departamento de Medicina Forense de la Universidad de Leeds, consiguió encender fuego a trozos y partes de tejidos adiposos, pero solo existía “chamuscamiento” y siempre si “se sostenía la muestra en una fuerte corriente de aire”.

Muchos investigadores, médicos y jueces en estas explicaciones encontraron la forma de cerrar expedientes al respecto de este espinoso tema, por no decir “caliente”.

Otras explicaciones se han llevado al campo de lo psíquico, y no ha faltado el estudioso que lo ha denominado “suicidio psíquico”, estos últimos estudios hablan de “autoinducción del sujeto” por causas de desesperación, angustia, resentimientos, o depresiones. Añaden, las reservas de energía física y psíquicas habitualmente controladas, no se liberan de repente, provocando el desenlace que denominan “suicidio psíquico”.

También en 1965, el doctor Livingstone Gearhart, enunció su teoría de “las corrientes geomágneticas”, la cual se podría resumir de la siguiente forma:

La fuerza del campo magnético terrestre sube y baja bastante repentinamente y en relación con la actividad solar. La CHE podría ser el resultado de una compleja cadena de acontecimientos en la que se produce una interacción entre ciertas condiciones astronómicas y el estado de un cuerpo individual. Estas serían las precondiciones de la teoría de “la bola de fuego”.

Respecto a esto último, algunos físicos americanos últimamente han sugerido que estas inmensas energías condensadas en una bola de fuego, pueden ser, en determinadas circunstancias, producidas por ondas cortas de radio, del tipo utilizadas en los hornos de microondas.

Sea cual sea la explicación de este fenómeno llamado CHE, se debe reconocer que es un hecho que ocurre en forma muy ocasional y en personas de ciertas características físicas y psíquicas muy concretas, aunque al día de hoy no existen datos muy fiables en cuanto a estadísticas de casos, pero también es cierto, que sigue ocurriendo este fenómeno desconcertante. El último caso que se tiene antecedentes en España, ocurrió en las afueras de la ciudad de Sabadell, en el mes de Noviembre de 1990, y la víctima fue un solitario señor chatarrero, el cual murió enteramente quemado, pero lo extraño del caso, que ni el colchón donde estaba durmiendo, ni la habitación donde estaba alojado sufrieron quemaduras de ningún tipo. No había estufas, ni televisión, la electricidad no estaba conectada hace un par de años, ya que los terrenos estaban bajo orden de desalojo, y no existían indicios de ninguna fuente generadora de fuego (ceniceros, cigarros, encendedores)

Investigaciones posteriores siguiendo los pasos en la vida de esta víctima, dieron a conocer una serie de circunstancias emocionales y de desarraigo social, que concuerda en un gran porcentaje con la vida de otras víctimas ocurridas en otras latitudes y con características similares.

Todavía quién escribe estas líneas recuerda el desconcierto de la policía, y más aún cuando al capitán de la Guardia Civil se le insinuó el fenómeno de la CHE.

El pobre chatarrero era una persona pobre y solitaria, sin relevancia social alguna. Su expediente de investigación fue archivado con las mismas palabras que siempre acompañan al fenómeno de la Combustión Humana Espontánea: SIN EXPLICACIÓN.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s