blog sobre conspiraciones, mitología, criptología, vampiros, hombres lobos y demases

John Haigh “El vampiro de Londres”

John George Haigh, mas conocido como “el vampiro de Londres”, nació en el seno de una familia de fuertes convicciones religiosas y muy conservadora en Yorkshire (Inglaterra) en una fecha que no se conoce a ciencia cierta. Debido a la estricta educación recibida fue un niño muy religioso, llegando incluso a cantar en el coro de su iglesia.

A medida que crecía se empezó a relacionar cada vez más con mafias de ladrones para los que realizaba pequeños trabajos. Estuvo varias veces en la cárcel hasta 1943, año en que entró por última vez en la cárcel antes de empezar a cometer sus terribles asesinatos.

Poco después de salir de la cárcel mató a su primera víctima, un joven llamado Donald McSwann. Haigh le robó todo lo que llevaba, y a continuación se bebió su sangre y disolvió su cuerpo en ácido sulfúrico, supuestamente creyendo que no hacía nada por lo que después pudiera tener que pagar.

Esa macabra forma de matar sería la que seguiría en los 5 años siguientes. En todo ese tiempo mataría y bebería la sangre de los padres de McSwann además de otros 3 individuos, disolviendo todos los cuerpos en ácido.

La última victima de Haigh fue una mujer llamada Mrs. Durand-Deacon. Haigh la engañó para llevarla a su casa en donde le pegó un tiro en la nuca, al instante fue a su coche donde cogió un vaso y con un cortaplumas pinchó en el cuello de la mujer para llenar el vaso con su sangre. Después disolvió el cuerpo.

En 1949, John George Haigh sería arrestado por sus terribles crímenes. El 28 de Febrero de 1949, hizo una confesión en la que decía haber matado a 6 personas. Según sus palabras “hice una incisión con el cortaplumas en un lado de la garganta y llené un vaso de sangre que después bebí”.

Gran parte de lo declarado por Haigh jamás pudo ser probado. En el juicio contó historias acerca de extrañas alucinaciones y delirios que tenía y en los que aparecían determinados símbolos relacionados con el vampirismo. Decía tener pesadillas en las que aparecían crucifijos llenos de sangre y extraños seres que bebían este liquido.

Nunca se ha sabido con seguridad si todos estos delirios de los que Haigh decía ser objeto eran simplemente una farsa para conseguir que le declararan loco y así librarse de la pena de muerte. Sin embargo hay un detalle final que puede resultar chocante y es que tras recibir la pena de muerte se le enterró en un ataúd especial para que su carne se pudriera más rápido de lo normal, quizás por un inexplicable temor a que el muerto pudiese escapar de su tumba.

Anuncios

2 comentarios

  1. vampirix

    pues unpoco locala historia y quiensabe si es realono (un pocochafa)

    julio 21, 2008 en 5:59 pm

  2. dakiu

    Gracias por el comentario 😛

    Aunque me gustaría saber como encontraste este sitio…?

    agosto 8, 2008 en 2:11 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s