blog sobre conspiraciones, mitología, criptología, vampiros, hombres lobos y demases

Oliver Levasseur

retratoOlivier Levasseur (Calais, 1680 o 1690 – Reunión, 7 de julio de 1730), fue un pirata francés que operaba en el océano Índico, apodado La Buse o La Bouche (El Buzzard) debido a la rapidez con la que disparaba sobre sus enemigos.

Antes de morir en la horca sacó un documento que había escondido entre sus ropas, lo lanzó a los que contemplaban clamando “¡Que encuentre mi tesoro, el que pueda entenderlo!”, el escrito en cuestión se encontraba codificado.

Su nombre aparece por primera vez en 1716, cuando se incorporó a la empresa pirata de Benjamin Hornigold. Levasseur era un buen escalador. Tenía una cicatriz en un ojo, lo que limitaba su visión y decidió usar un parche que le tapara el ojo. Después de un año de éxito con saqueos, Levasseur se separó de Hornigold con la decisión de probar suerte en la costa del África occidental.

Su mayor éxito fue la conquista del barco portugués Nuestra Señora del Cabo (La Virgen del Cabo), un navío de 800 toneladas y 72 cañones que estaba lleno de oro y joyas, que realizó junto con el pirata inglés John Taylor. Finalmente, fue capturado y ahorcado por piratería en la isla de Bourbon (hoy Reunión) el 7 de julio de 1730).

La leyenda dice que cuando él estaba en el cadalso que le llevó a la muerte, con la cuerda al cuello, lanzó a la multitud un criptograma, mientras que exclamaba:

¡Que encuentre mi tesoro, el que pueda entenderlo!

Hasta el día de hoy, muchos cazadores de tesoros han buscado su fabuloso tesoro, estimado en un valor de 100 millones de libras del Reino Unido (2005). En el documento hay algunas coordenadas y texto en un alfabeto misterioso. En este documentos se creyó ver la afirmación de la existencia de un tesoro en una isla localizada en el océano Índico. Sin embargo, el nombre de esa isla no se menciona en ninguna parte.

A principios del siglo XX, el escritor y conservador del departamento de estampas de la Biblioteca Nacional de Francia, Charles de la Roncière, dijo en una entrevista el 15 de julio de 1934 para el Milwaukee Journal, que había colaborado en el estudio de un criptograma que pertenecía a una mujer joven, cuyo nombre silenció (hoy se conoce como la Sra. Savy, originaria de las islas Seychelles) que solicitó un libro llamado Las clavículas de Salomón. Su descifrado no fue nada concluyente, pero se lanzó a una búsqueda del tesoro. Hay varias hipótesis sobre la ubicación del tesoro: hay quien cree que se encuentra en la isla de La Réunion, por supuesto, en las Seychelles, Rodrigues, Madagascar, Mayotte, la isla de Sainte-Marie. El buscador de tesoros Bibique pasó gran parte de su vida buscando en La Réunion. En Rodrigues, se estableció el abuelo paterno del escritor JMG Le Clézio, pasando unos veinte años en la isla en su búsqueda.

En 1947, el inglés Reginald Cruise-Wilkins estudió el problema y creyó descubrir que el caso tenía relación con Los doce trabajos de Heracles. Hasta 1970, buscó y cavó en la isla de Mahe (Seychelles). En una cueva, además de armas antiguas, algunas monedas, y otros restos fue lo único que encontró.

El documento codificado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s