blog sobre conspiraciones, mitología, criptología, vampiros, hombres lobos y demases

Coincidencias

Es conocido que a través de la historia se han dado muchas coincidencias, las cuales no poseen una razón de ser o siquiera una explicación científica.

Algunas más interesante que otras, unas pocas que afectaron a personas que no tenían ninguna relación entre s, excepto el azar.

Aquí hay una lista de coincidencias.

Abraham Lincoln, presidente estadounidense que comandó al país durante la Guerra Civil, fue asesinado por John Wilkes Booth en el año de 1865. Sin embargo, muy pocos saben que, poco antes del crimen (la fecha no es precisa), su hijo Robert Lincoln cayó en las vías de un tren y fue salvado por nadie más que… Edwin Booth, el hermano del asesino de presidente Lincoln.

Durante la Segunda Guerra Mundial, en 1942, un hombre estadounidense llamado Elgin Staples tomaba un pequeño descanso en el USS Astoria, donde trabajaba, cuando despertó y vio que la embarcación se estaba hundiendo. El sujeto se salvó gracias a un cinturón salvavidas. El barco que lo rescató también se hundió – y se salvó gracias al mismo cinturón. Esto sucedió en Guadalcanal, pero el cinturón provenía de los Estados Unidos. Al retornar a su hogar descubrió, atónito, que el cinturón había sido confeccionado en la fábrica donde laboraba su madre – y que ella misma lo había inspeccionado y aprobado.

Un profesor llamado Leonard Dawes invertía su tiempo libre del retiro elaborando crucigramas para el periódico británico Daily Telegraph durante la época de la Segunda Guerra Mundial. En un periodo de dos semanas en el mes de mayo de 1944, los pasatiempos que elaboró contenían palabras como Utah y Omaha (el nombre código de dos operaciones de los Estados Unidos en el Día D), entre otro términos sospechosos. El servicio secreto de Gran Bretaña interrogó a Dawes creyendo que era un espía alemán, pero todo aquello no fue más que pura coincidencia.

Durante la Gran Guerra, los británicos transformaron el barco de pasajeros RMS Carmania en un barco de guerra y lo disfrazaron como el barco de guerra alemán SMS Cap Trafalgar. ¿Adivina a que embarcación hundió el barco británico el 14 de septiembre de 1914? Precisamente, al verdadero SMS Cap Trafalgar… que los alemanes habían disfrazado como el propio RMS Carmania para que pareciera un barco de pasajeros.

Durante buena parte de la Guerra Fría, la Unión Soviética utilizó monedas huecas para pasar mensajes. De forma totalmente inesperada una de estas monedas fue a parar a manos de un pequeño en los Estados Unidos, que descubrió un mensaje criptografiado en el interior y se lo entregó a las autoridades en 1953. El código se mantuvo sin ser descifrado hasta que, en 1957, el espía ruso Reino Hayhanen, que se mantenía como infiltrado desde hacía cinco años, se entregó a las autoridades y recibió como tarea descifrar el código. Aquí vino este descubrimiento: era un mensaje de bienvenida para el propio Hayhanen, que se había extraviado sin llegar al destinatario.

Violet Jessop fue una enfermera argentina con mucha (mala) suerte. Especializada en el trabajo en barcos, en 1911 iba a bordo del RMS Olympic, que colisionó con el crucero HMS Hawke y por poco se hunde. Un año después, se subió a otro barco para trabajar: el RMS Titanic. Después de sobrevivir a la tragedia del impacto contra el iceberg, consiguió un empleo en el HMHS Britannic… que se hundió en 1916 tras pasar sobre una mina marina. Conocida como “Miss Inhundible”, a Jessop la venció la muerte hasta 1971, cuando tenía 83 años.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s