blog sobre conspiraciones, mitología, criptología, vampiros, hombres lobos y demases

Entradas etiquetadas como “misterio

Baalbek

Baalbek

Baalbek

Es una localidad de Líbano de 25 000 habitantes a 86 km al este de Beirut. En la antigüedad fue un santuario fenicio

dedicado al dios Baal; fue ciudad griega, y a partir de la época de los seléucidas se la llamó Heliópolis, siendo colonia romana desde Augusto.

Es uno de los yacimientos arqueológicos más importantes del cercano oriente, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1984. Es notable una zona de templos de entre los siglos I-III d.C. en honor de la Tríada heliopolitana: Júpiter, Mercurio y Venus. Las primeras excavaciones se iniciaron hacia 1900.

(más…)


Oliver Levasseur

retratoOlivier Levasseur (Calais, 1680 o 1690 – Reunión, 7 de julio de 1730), fue un pirata francés que operaba en el océano Índico, apodado La Buse o La Bouche (El Buzzard) debido a la rapidez con la que disparaba sobre sus enemigos.

Antes de morir en la horca sacó un documento que había escondido entre sus ropas, lo lanzó a los que contemplaban clamando “¡Que encuentre mi tesoro, el que pueda entenderlo!”, el escrito en cuestión se encontraba codificado.
(más…)


Tubos Baigong

Los tubos Baigong se encuentran en las entrañas de la montaña de Baigong en la provincia China de Qinghai. Como su Tubo Baigongnombre lo indica se tratan de tubos metálicos que salen desde el suelo.

No se sabe a ciencia cierta que tan largos son ya que vienen desde dentro de la montaña, no obstante se ha podido calcular el grosor el cual varía entre unos tubos y otros, estos van desde el tamaño de un alfiler a 16 cm. Todos desembocan en un lago de agua dulce.
(más…)


Manuscrito Voynich

El manuscrito Voynich es un misterioso libro ilustrado, de contenidos desconocidos, escrito hace unos 500 años por un autor anónimo en un alfabeto no identificado y un idioma incomprensible, denominado voynichés. El nombre del manuscrito se debe al especialista en libros antiguos Wilfrid M. Voynich, quien lo adquirió en 1912. Actualmente está catalogado como el ítem MS 408 en la Biblioteca Beinecke de libros raros y manuscritos de la Universidad de Yale.

A lo largo de su existencia constatada, el manuscrito ha sido objeto de intensos estudios por numerosos criptógrafos profesionales y aficionados, incluyendo destacados especialistas estadounidenses y británicos en descifrados de la Segunda Guerra Mundial. Ninguno consiguió descifrar una sola palabra. Esta sucesión de fracasos ha convertido al manuscrito en el Santo Grial de la criptografía histórica, pero a la vez ha alimentado la teoría de que el libro no es más que un elaborado engaño, una secuencia de símbolos al azar sin sentido alguno.
(más…)


“This Man” o “Este Hombre”

¿Has soñado con este hombre?, quizás no…, pero, mucha gente alrededor del mundo dice que si….

(más…)


Hipnosis

¿Que es la Hipnosis?

Es difícil definir de forma resumida lo que significa este término; sin embargo nos aventuraremos a hacerlo. La hipnosis es una técnica con la que conseguimos un estado psico-fisiológico diferente del estado de vigilia normal.
(más…)


Desdoblamiento

RIESGOS DEL DESDOBLAMIENTO

Los riesgos del desdoblamiento se pudieran clasificar como naturales y sobrenaturales. Los peligros de orden natural y sobrenatural pueden amenazar la integridad del individuo desdoblado. Sin embargo, el desdoblamiento posee sus propios sistemas de protección, material o etérico, que velan por la seguridad del cuerpo físico y protegen el cuerpo astral de las influencias sutiles y negativas.
(más…)


Combustión Humana Espontánea

Quizás uno de los fenómenos más difíciles de estudiar sea el llamado de Combustión Espontánea, su definición es simple, ya que se puede decir que es “un daño causado al cuerpo humano, parcial o total, por un fuego cuyo origen aún no se puede determinar con certeza”

Este fenómeno tiene una gran repercusión en los siglos XVIII y XIX. Charles Dickens se sintió fuertemente atraído por este tema. En su obra “La casa desierta” escrita en los años 1852 y 1853 hace una descripción muy rigurosa de la muerte del protagonista “el malvado Krook” ya que él escritor estaba muy bien informado por haber seguido de cerca este fenómeno.
(más…)


La Bestia de Gevaudan

La bestia de Gevaudan, ¿hombre o lobo?

Una leyenda francesa cuenta que una “bestia” desconocida mantuvo aterrorizados a los habitantes de la comarca de Gevaudan al devorar cerca de un centenar de personas entre 1764 y 1767. Si bien se han barajado las más diversas hipótesis especulando acerca de un enorme lobo e incluso de un hombre lobo, nunca se ha podido determinar la identidad de este monstruo.

Existen algunos documentos oficiales que describen los crímenes llevados a cabo por ésta. El primer estudio serio ha sido realizado por el abad François Fabre en 1901, quien demostró documentalmente que habían sido exactamente 70 las víctimas (la gran mayoría niñas y mujeres jóvenes), además de otros 76 ataques y enfrentamientos con 27 heridos.

En las autopsias que se realizaron por aquel entonces a los cadáveres, se revelaron claros indicios de agresión sexual en algunos de los cuerpos de las mujeres y niñas mutiladas por el enigmático asesino, lo cual dio lugar a rumores tales que la Bestia no era un animal sino uno o varios maníacos que habitarían en los bosques, o incluso algún señor feudal que aprovechándose de su poder, había agredido y violado a las jóvenes campesinas en los desolados prados de Auvernia.

El primer ataque tuvo lugar el 30 de junio de 1764, donde la Bestia devoró a una niña de 14 años. En los días siguientes decapitó y mutiló a otras dos niñas de 13 y 12 años, así como a un joven de 15 y a una mujer de 32, todos ellos en la misma provincia pero de diferentes localidades de Gevaudan.

Así continuó una larga lista de víctimas, con una media de dos por semana.

El problema era tan grave que los aristócratas locales realmente inquietos por esa situación solicitaron la intervención del cuerpo de caballería de la Corona para dar caza al o a los asesinos.

Tras varios meses de búsqueda y como éstos no daban con el animal, los lugareños recurrieron al propio rey Luis XV, quien ofreció una recompensa elevada al que pudiese darle caza. Esta noticia trascendió las fronteras del país, provocando la llegada masiva de cazadores de toda Francia así como de diversos lugares europeos.
Como todos codiciaban la generosa recompensa ofrecida por el monarca, la competencia individual fue tal que incluso los numerosos rastreadores dejaban pistas falsas para engañarse unos a otros.

Este panorama fue aprovechado por los países enfrentados a Francia para ridiculizar al monarca francés, como Prusia e Inglaterra, quienes con sorna repitieron hasta la saciedad que “cómo un país puede amenazar militarmente a grandes potencias, cuando su ejército no es capaz de cazar una simple fiera en su propio país”.

Las burlas indignaron al rey, quién para acabar definitivamente con la Bestia envió a varios de sus hombres de confianza, aunque sin éxito. Mientras, el “monstruo” seguía devorando más víctimas.

En varias ocasiones los cazarecompensas dieron caza a enormes lobos, haciendo que se disparase la euforia colectiva al creer que lo habían atrapado y dando por cerrado el caso, pero la cruda realidad era que los ataques a mujeres y niños no cesaban.

El gasto de estas batidas y cacerías recayó sobre los campesinos, quienes debían mantener a las tropas del rey pagando impuestos más elevados, y muchos, por su miedo al monstruo se negaban a salir a trabajar al campo, razones que agravaban su habitual pobreza.
En una ocasión, Marie Jean Vallet, una criada del cura de Paulhac, hirió a muerte a la bestia con una bayoneta cuando ésta se disponía a atacarla, a quién de nuevo se la dio por muerta por sus graves lesiones hasta que meses más tarde, ya recuperada, volvió a atacar a otros pueblerinos.

Los lugareños comenzaron a creer que ese animal era un ser sobrenatural y la encarnación de la Bestia del Apocalipsis. También llegaron a culpar a los cíngaros y a los nómadas que cruzaban el territorio francés de haber dejado escapar una fiera de sus circos, o de haber hechizado un animal para que causase esos daños.

De todos los rumores, el que más fuerza cobró fue el que acusaba a Antoine Chastel, un joven de carácter asocial que vivía aislado en los bosques desde los 19 años criando perros asilvestrados y otras alimañas.

Finalmente fue el propio padre de este muchacho, el veterano cazador y gran perseguidor de la Bestia, Jean Chastel, quien dio caza al temido animal, matándolo el 19 de junio de 1767 con el disparo de una sola bala fundida a partir de dos medallas de la Virgen María.
Ni que decir tiene que este hombre se convirtió en un héroe de la región de Auvernia.

El rey pidió que el cadáver del animal fuese trasladado a la Corte, pero desgraciadamente durante el traslado y por el calor, la travesía se hizo tan difícil que el cuerpo llegó a Versalles completamente descompuesto. El rey no pudo más que donar su esqueleto al Museo de Ciencias Naturales de París, donde se conservó hasta la revolución de 1830, fecha en la que los altercados contra Carlos X provocaron un incendio en dicho museo, calcinándose tanto esos huesos como la mayoría de los grabados sobre el “monstruo”.

Según consta en el acta notarial y en los archivos departamentales de Puy-de-Dôme, en la necropsia realizada al cadáver de la Bestia se pudo constatar la presencia de las numerosas cicatrices de las heridas proferidas por los campesinos que a ella se enfrentaron.
Al ser abiertas las cavidades abdominal y craneana fueron extraídos del estómago las vísceras de un animal, unos huesos de cordero y la cabeza y el fémur de un niño. En el interior de su cabeza sólo había un minúsculo cerebro en proceso de descomposición, mientras que el resto del cráneo era una masa ósea espesa, donde se sujetaban las membranas de una muy potente mandíbula.

Además, se certificó la causa exacta de su muerte: “La bala disparada por el fusil del llamado Jean Chastel, la cual traspasó la nuca del animal y arrasó las cuatro primeras vértebras…”


John Haigh “El vampiro de Londres”

John George Haigh, mas conocido como “el vampiro de Londres”, nació en el seno de una familia de fuertes convicciones religiosas y muy conservadora en Yorkshire (Inglaterra) en una fecha que no se conoce a ciencia cierta. Debido a la estricta educación recibida fue un niño muy religioso, llegando incluso a cantar en el coro de su iglesia.

A medida que crecía se empezó a relacionar cada vez más con mafias de ladrones para los que realizaba pequeños trabajos. Estuvo varias veces en la cárcel hasta 1943, año en que entró por última vez en la cárcel antes de empezar a cometer sus terribles asesinatos.

Poco después de salir de la cárcel mató a su primera víctima, un joven llamado Donald McSwann. Haigh le robó todo lo que llevaba, y a continuación se bebió su sangre y disolvió su cuerpo en ácido sulfúrico, supuestamente creyendo que no hacía nada por lo que después pudiera tener que pagar.

Esa macabra forma de matar sería la que seguiría en los 5 años siguientes. En todo ese tiempo mataría y bebería la sangre de los padres de McSwann además de otros 3 individuos, disolviendo todos los cuerpos en ácido.

La última victima de Haigh fue una mujer llamada Mrs. Durand-Deacon. Haigh la engañó para llevarla a su casa en donde le pegó un tiro en la nuca, al instante fue a su coche donde cogió un vaso y con un cortaplumas pinchó en el cuello de la mujer para llenar el vaso con su sangre. Después disolvió el cuerpo.

En 1949, John George Haigh sería arrestado por sus terribles crímenes. El 28 de Febrero de 1949, hizo una confesión en la que decía haber matado a 6 personas. Según sus palabras “hice una incisión con el cortaplumas en un lado de la garganta y llené un vaso de sangre que después bebí”.

Gran parte de lo declarado por Haigh jamás pudo ser probado. En el juicio contó historias acerca de extrañas alucinaciones y delirios que tenía y en los que aparecían determinados símbolos relacionados con el vampirismo. Decía tener pesadillas en las que aparecían crucifijos llenos de sangre y extraños seres que bebían este liquido.

Nunca se ha sabido con seguridad si todos estos delirios de los que Haigh decía ser objeto eran simplemente una farsa para conseguir que le declararan loco y así librarse de la pena de muerte. Sin embargo hay un detalle final que puede resultar chocante y es que tras recibir la pena de muerte se le enterró en un ataúd especial para que su carne se pudriera más rápido de lo normal, quizás por un inexplicable temor a que el muerto pudiese escapar de su tumba.